lunes, diciembre 27, 2010

Animación a la mano

Hace poco me pude hacer de un sistema de captura de movimiento (mocpa) para el estudio. El chiste es que con un sistema de cámaras se puede obtener la animación de un actor o persona que se ponga frente a ellas. El movimiento que se obtiene es muy fluido y todo tarda lo mismo que la acción misma, no las semanas de hacerlo a mano y sudor.

El sistema lo adquirí por dos razones, una es que desde hace tiempo quería experimentar con uno y la otra es que era posible tener un proyecto para el fin de año, con poco presupuesto y reducido tiempo de entrega. Esto va en línea con mi idea de reducir los costos y tiempos de producción de animación.

Pongo la primera prueba que realizamos hace unos días. Es la puerta a un futuro interesante.

video

Etiquetas: , ,

jueves, diciembre 23, 2010

El héroe de la película

Animar no es sólamente mover cosas, la meta es crear la ilusión de que las cosas tienen vida y da igual si es un pedazo de plastilina o un recorte de papel. Para lograr eso, el movimiento debe ocurrir por fuerzas internas y externas. Una fuerza externa puede ser la gravedad, una puerta que se cierra, una persona que empuja a otra, etc. Las fuerzas internas son las que vienen de pensar. Los animadores buscan siempre a lo que se llama el personaje que piensa (thinking character).

Uno de los retos a la hora de animar es poder entender el pensamiento, y saber que nada se debe mover a menos de que exista una razón. Un error que se repite mucho hasta en las películas que no son animadas.

El personaje que piensa, es decir todos, cree (creemos) que todo lo que hacemos está bien, todo tiene un motivo. Un mal manejo del personaje ocurre cuando se utilizan historias donde el actor debe ser alguien malo porque si, como la bruja de Blanca Nieves; ella simplemente es mala, envidiosa y quiere envenenar a la princesa. Pero en la realidad eso no existe, todos creemos que somos los heroes de nuestra historia personal, y todo lo que hacemos está basado instintivamente en sobrevivir.

Veamos el ejemplo del ex dictador Videla. A pesar de que ya ha sido condenado dos veces a cadena perpetua por crímenes contra la humanidad, sigue pensando que sus acciones son correctas. Muy en su interior hay un razonamiento de sobrevivencia que le dice que no es malo, que sus decisiones fueron correctas.

Entonces lo que nos dicen los que saben de actuación, es saber entender que la gente no es mala o buena, simplemente toma buenas o malas decisiones, claro que todo esto no cuenta en el caso de los sociópatas. Lo que se necesita para poder crear esa fuerza interna en un personaje es además de ser empático con sus emociones, entender las decisiones de los individuos que vamos a encarnar.

Etiquetas: , ,

viernes, diciembre 17, 2010

Primera postal del corto "Un día que llueva"

martes, diciembre 07, 2010

Speed dating

Nunca lo había intentado. Los organizadores dijeron que iniciaría a la una y media, justo a esa hora me presento en la primera mesa y me toca una alemana, de entrada se notaba simpática, el tiempo pasó rápido hasta que el sónido de unos mariachis marcaron el fin de la plática. Luego me tocó una francesa, bastante agradable por cierto, nuevamente después de unos minutos la grabación de mariachis nos interrumpe, posiblemente para bien. El nerviosismo inicial se calmó rapidamente, una morena con acento local me pidió tomar turno, acepté. Para esa hora ya estaba un poco harto del sonido de mariachis interrumpidores.

Hoy asistí a una reunión organizada por quien sabe quien de Europa en un evento llamado Cartoon Connection, cuya intención es reunir productores de animación europeos con latinoamericanos. Por alguna razón que desconozco me invitan constantemente a reuniones de la industria que usualmente no parecen resultar en otra cosa mas que pérdida de tiempo, hoy parece ser una excepción.

Por la mañana varios productores hablaron sobre su experiencia local. El único mexicano que habló fue una ejecutiva de Televisa, con todo el aspecto de artista de esa empresa. Descubro que la industria de la animación de series animadas para televisión es tan complicada como la de cine, o tal vez peor.

Por la tarde fue la sesión de citas rápidas con productores; quince minutos de plática con cada productor europeo. Varios se mostraron interesados por los proyectos que les presenté, dando números y tiempos en general no descubrí otra cosa que la típica cara de poker por parte de los productores. Me piden seguir el contacto.

Estoy muy contento de tener esta experiencia, ya que incluso he podido hacer contacto con directores mexicanos de películas animadas como Brijes y Nikté. Gente que ya tiene experiencia produciendo largometrajes, y que igualmente sufren para poder hacer el próximo.

Mañana tengo otra ronda de citas rápidas, quién sabe, igual termino comprometido.

Etiquetas: ,

miércoles, diciembre 01, 2010

Placeres culpables

Supongo que todos los tenemos. Debo confesar que el mío (o uno de ellos) no es ver telenovelas brasileras (aunque cuando voy a visitar a mi madre me tengo que chutar completos O rei do gado y O clone), o ir a la lucha libre los viernes. Ahora que repaso mi memoria, tengo cierta fijación por las historias de zombies, los undead que les dicen. En secundaria escribí el guión para un videojuego de zombies que nunca terminé (si acaso inicié), me he leido todas las novelas zombies de Max Brooks, tengo todas las entregas del videojuego Left4Dead, compré en disco todas las versiones de las películas de George Romero.

Se que no estoy solo en este punto, mi amigo Oz me ha venido deleitando todo este año con su novela inédita y por entregas. Al parecer este gusto no es nada extraño ya que desde hace unas semanas en televisión pasan una serie zombie llamada Walking Dead, la veo solo, sin que nadie me juzgue. Como debe ser con los placeres culpables.

Etiquetas: