miércoles, diciembre 01, 2010

Placeres culpables

Supongo que todos los tenemos. Debo confesar que el mío (o uno de ellos) no es ver telenovelas brasileras (aunque cuando voy a visitar a mi madre me tengo que chutar completos O rei do gado y O clone), o ir a la lucha libre los viernes. Ahora que repaso mi memoria, tengo cierta fijación por las historias de zombies, los undead que les dicen. En secundaria escribí el guión para un videojuego de zombies que nunca terminé (si acaso inicié), me he leido todas las novelas zombies de Max Brooks, tengo todas las entregas del videojuego Left4Dead, compré en disco todas las versiones de las películas de George Romero.

Se que no estoy solo en este punto, mi amigo Oz me ha venido deleitando todo este año con su novela inédita y por entregas. Al parecer este gusto no es nada extraño ya que desde hace unas semanas en televisión pasan una serie zombie llamada Walking Dead, la veo solo, sin que nadie me juzgue. Como debe ser con los placeres culpables.

Etiquetas:

2 Comentarios:

At jueves, diciembre 02, 2010 11:37:00 a. m., Blogger D.I. Felipe González nos responde...

Los zombies no son un placer culpable: son necrofilia.

 
At miércoles, diciembre 29, 2010 3:05:00 a. m., Blogger rousse nos responde...

La verdad no lamento que disfrutes uno de tus placeres ocultos solo en la sala de tv, con gusto puedes hacerlo. Los zombies no son lo mío

 

Publicar un comentario

<< Inicio