sábado, febrero 28, 2009

A la escuelita

Si retrocediera mi memoria a hace un par de semanas me encontraría en mi acostumbrada preocupaciòn mundana de si ya programaron Battlestar Galactica en la tele, o si finalmente termino mi corto o si algun cliente ya pagó ese proyecto que terminè hace meses. Lo que no tenía considerado es que Ruy ya tiene dos años y eso significa que por lo tanto este año cumple tres y que debe ir a la escuela por obligación. Esto es posiblemente una obviedad para nuestros amigos con hijos mayores o para cualquiera que haya escuchado por radio o tele ese anuncio que durante años ha dicho: "si tu hijo cumple tres años en febrero son las inscripciones y en agosto debe ir a estudiar". No tengo idea de cómo sucedió pero me parece que fue hace poco que naciera Ruy y yo iniciara este blog, la pura idea de ver partir a Ruy me aterrò durante un par de dìas con sus noches.

Esto nos llevó a Marianne y a mi a otro problema, escoger escuela, una gran responsabilidad. Desde que Ruy estaba en gestación hacíamos planes para que un dia fuera al liceo, pero resulta que cuando fuimos a pedir informes nos explicaron que el grupo al que entraría Ruy se cerró en diciembre, y que hay una lista de espera del alto de una baguete con las solicitudes otros padres igual de despistados. Esto sucedió porque el liceo tiene el calendario no de la secretaría de educación mexicana, va con el del liceo en Francia. Así, en un solo día esos planes se parecieron derrumbar completamente. No todo estaba perdido, desde luego teníamos opciones de escuelas,, que si unas son constructivitas, que si son conductistas, etc. Lo que carecíamos es de la seguridad de cual pueda ser la opción correcta, supongo que eso le sucede a todo mundo. Responsabilidad, responsabilidad, responsabilidad.

La semana pasada nos hablaron para decir que se pudo hacer un cupo para Ruy en el liceo y que si queremos podemos pedir tambièn una beca para el protoestudiante. Al parecer todo va encarrilándose de nuevo, supongo que a partir de ahora va a ser más dificil seguir ese "plan maestro" que trazamos idealistamente cuando Ruy era apenas un cacahuate.

Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

At lunes, marzo 02, 2009 7:34:00 p. m., Anonymous Anónimo nos responde...

Estoy segura que es mucho mejor, las cosas salen algo parecidas a lo esperado, cuando hay un plano de la ruta que queremos seguir. Felicitaciones, lo estàn haciendo muy bien, , si recièn te dejè en el jardìn de niños, con el corazòn apretado, espiando tras un àrbol, para saber què tan seguro estabas y ahora estàs sintiendo lo mismo con mi nieto. Los hijos duelen, me decia mi amiga Carmela,uy, y es muy cierto. Besos, Ina

 
At sábado, marzo 21, 2009 10:07:00 p. m., Blogger rousse nos responde...

lo bueno es que ya empezamos el largo trayecto del resto de nuestras vidas por unos 18 a 20 años... la escolaridad es un proceso muy largo

 

Publicar un comentario

<< Inicio