miércoles, septiembre 07, 2005

¡Adiós, Madrid!

Finalmente emprendemos el regreso a México, un poco antes de lo planeado pero con todas las ganas de estar en la casa, después de todo sólamente he dormido tres veces en ella y tenemos una vida normal que retomar. La crónica del viaje termina aquí, pero no el blog y espero poder seguir comentando cosas que nos suceden y que me es imposible expresar a miles de kilómetros de distancia de otra forma.

Aunque fue día tranquilo aprovechamos para ir nuevamente al museo Thyssen Bornemisza que se encuentra cruzando la calle. El museo muestra la colección de la familia Thyssen (la misma de los elevadores y escaleras mecánicas de ese nombre), tienen pinturas desde el siglo XIV hasta la actualidad, pasando muchos de los pintores europeos importantes. Una de las cosas que me une a ese museo es que las pinturas que más me gustan de Degas se encuentran justamente ahí.

Por cierto que me encontré a El Santo en la puerta del sol, siempre coincidimos en todos los lugares.

1 Comentarios:

At miércoles, septiembre 07, 2005 3:28:00 p. m., Anonymous Anónimo nos responde...

Santito querido: Qué agradable sorpresa saber que estás acompañando a Pipenui, como lo has hecho otras veces. Ayúdalo a superar esta despedida de Europa. Entiendo que tiene la ilusión de volver a retomar su vida normal, esta vez, en casa nueva. Gracias de verdad por mantenernos informados a aquellos que los amamos, de sus andanzas y aventuras. Mil besos, Ina

 

Publicar un comentario

<< Inicio