miércoles, septiembre 21, 2005

La trufa infestada

El sábado pasado la Trufa (nuestra gata) estuvo un poco extraña y vomitó en el jardín, eso no tendría mucho de extraordinario si no es porque en el vómito habían dos lombricitas blancas y lo peor de todo vivas. Algo que notamos es que poco a poco los bichos se iban secando con el calor del piso y se ponían como espaghetti sin cocinar.

El domingo vimos a las ex-viudas alegres (Ana y Monserrat). Ana como buena bióloga se la pasó buscando en internet fotos del bicho con la descripción que le pasamos, un poco la idea de ella era meternos miedo, incluso nos leyó una lista de síntomas y puedo decir con esos datos que cualquiera que haya tenido gripe puede también tener toxocaracatis en el cuerpo. Aunque ya teníamos la intención de ir al veterinario, Marianne cayó víctima de la hipocondria de Ana pero la veterinaria no explicó que ese bicho no nos afecta a los humanos y que es tan comun que mejor desparasitáramos al gato cada seis meses.

Resulta que ese parásito se llama toxocaracatis y es exclusivo de gatos, el de perros se llama toxocaracanis, dice Marianne que el de humanos se debería llamar toxocaramanis si les caes bien.

2 Comentarios:

At martes, septiembre 27, 2005 4:42:00 p. m., Anonymous Anónimo nos responde...

La Trufa II ya cumplió un año, y quise celebrárselo de modo democrático, invitando a los perros vagos del barrio, me correteró la idea de que se contagiara con caracanis y pulgas sin mayor pedigree. Nos conformamos con unas galletas doble pechuga, mordida pequeña, y una dosis de antirrábica. Ese fué su regalo. Qué mejor. Ina

 
At sábado, octubre 01, 2005 10:48:00 p. m., Blogger rousse nos responde...

Oyeme, a mi no me dio ningún síntoma hipondríaco, es mas el que quería desparasitarse eras tu. Yo me agarré los síntomas de choteo pues aparentemente, todos los padecía según tus observaciones.

 

Publicar un comentario

<< Inicio