lunes, septiembre 19, 2005

El Santo y yo


Hace poco más de un año decidí adoptar la personalidad del difunto Santo, máscara de plata. La idea originalmente era poder añadir un toque especial a mis reseñas en deathfall, cosa que pude lograr en cierta medida. Sin embargo esto no fue sufiiciente y llevamos a un plano más personal a mi alter ego. Como se puede ver en la foto de Madrid, ahora me encuentro al Santo a todas las partes a las que voy. La primera serie de encuentros se sucitaron el año pasado y estas son las fotos que lo demuestran, sin embargo no son las únicas y definitivamente tampoco las últimas.

Como todas las ideas brillantes de la historia ésta fue robada a otra persona , no me acordaba de dónde pero viendo películas nos dimos cuenta que la idea le pertenece a Jean Pierre Jeunet en su cinta Le Fabuleux destin d'Amélie Poulain.

1 Comentarios:

At martes, septiembre 20, 2005 2:47:00 p. m., Anonymous Anónimo nos responde...

Me parece interesante adoptar una identidad misteriosa, de vez en cuando, para sorprender a la cámara indiscreta en un viaje largo. Conozco un personaje que anduvo muchos años acompañando a Condorito y a su perro. Fué el "roto Quezada". Cuentan que alguna vez este fué un señor que le jugó una mala pasada al dibujante Pepo, y éste se vengó poniendo su célebre frase "muera el roto Quezada", en todas sus caricaturas. El perro Washington "mojaba" el letrero cada vez que podía. Cuando se reconciliaron, dejó de aparecer el famoso letrero, y así murió realmente el roto Quezada. Curioso, mientras lo insultaron, fué famoso. Un beso grande, Ina

 

Publicar un comentario

<< Inicio