lunes, julio 18, 2011

La ciudad de la bruma temprana



Nunca tuve graduación, al menos no de la preparatoria (aunque me acuerdo de algo con mariachis el último día de clases de la universidad). Ni siquiera tuve alguna vez mis papeles de grado en la mano, supongo que las autoridades se conforman con pasarlas al siguiente nivel que corresponde.


Como la ceremonia de Animation Mentor sería en San Francisco me pareció que el viaje estaría emocionante. El problema es que interfería con las vacaciones familiares, así que quedamos en que yo iba a S.F. y luego alcanzaba a Marianne y niños, no contaba con que Marianne también iba, el truco es que los niños se quedaban en casa. Nos separamos por primera vez desde que nacieron, toda una experiencia debo decir.


Pero no fueron los únicos chicos que dejé en casa, otro se quedó a cargo de trabajo de la oficina. Aunque el proyecto que estaba pendiente era algo simple, tratar directamente con clientes es un asunto delicado. Estuve dirigiendo el trabajo desde California, todo se resolvió perfectamente casi sin mi intervención.

Sin preocupaciones mundanas pude relajarme para las reuniones y ceremonia que organizaron los de Animation Mentor. La mayoría de los graduados son mucho menores que yo, de hecho muchos llevaron a sus padres como invitados, por lo que entiendo muy bien la importancia de esa ceremonia. A los padres les muestra que su esfuerzo económico sirvió de algo (especialmente para una carrera poco tradicional), y a los estudiantes los (nos) marca un punto en la vida que puede ser la partida profesional.


Aunque le etiqueta de la ceremonia era semi formal, aproveché para relajar el ambiente usando una de mis máscaras de lucha libre durante la entrega de los diplomas. Resultó ser muy buen tema de plática.


Al día siguiente fuimos a un asado en el parque de Fort Mason, muy cercano al puente Golden Gate. El día estuvo maravilloso y no me refiero al clima, que en estos días toda la ciudad se cubre de niebla. Después de la comida, un grupo de animadores decidimos ir al nuevo museo de la familia Disney, que estaba a unas cuadras del parque. El museo es impresionante y basicamente cuenta la vida de Walt Disney, su familia (desde que en Francia se llamaban D'isigny), pasando por todos los proyectos del estudio, los aparatos que inventaron, las huelgas y la lenta agonía de Walt. La museografía es muy buena, pero el último cuarto que narra su muerte dejó a todo mundo bajoneado.

El regreso a casa por la única aerolínea grande que queda en México fue pesado. La forma de viajar ha cambiado radicalmente.

Etiquetas: , ,

1 Comentarios:

At martes, julio 19, 2011 10:22:00 a. m., Blogger D.I. Felipe González nos responde...

¡Muchas Felicidades!

Habrá que celebrar al físico animador.

 

Publicar un comentario

<< Inicio