viernes, marzo 20, 2009

Like a rolling stone


Un día voy llegando del trabajo y me encuentro con que a la entrada de la casa había sucedido algo. No, no nos habían grafiteado los estudiantes de la prepa, había algo que no cuadraba con el paisaje usual. Una piedra enorme estaba descansando (¿qué otra cosa podría estar haciendo?) frente a la entrada de la casa. Cuando me refiero a una piedra estoy hablando de una piedra que por sus dimensiones seguro pesa más de cien kilos.

Durante un par de días me estuve preguntando cómo es que llegó ahí. El ayudante del herrero me dijo con su voz ronca:"no es por asustar, pero en mi colonia cuando los ladrones le echan el ojo a una casa la marcan", pero la historia no me cuadra, seguro harían una marca con una tiza o con un chicle pero no con una piedra digna de Stonehenge. En Mèxico se pensaba que los chanekes se converian en piedra ante la presencia de una persona, pero no creo que queden muchos de esos por aca.

Exactamente dos días después de la aparición del mini peñón de gibraltar desapareció, para aparecer a la vuelta de la esquina donde se encuentra todavía el mini menhir. Misterios de la naturaleza.

Etiquetas:

1 Comentarios:

At sábado, marzo 21, 2009 10:17:00 p. m., Blogger rousse nos responde...

pero el misterio mayor es que la roca tiene cara y se rie cuando la miras desde arriba...
es verdad... Adriana y yo nos dimos cuenta cuando llego la roca y cuando sali a verlo descubri que tiene una cara sonriente:

=]

 

Publicar un comentario

<< Inicio