domingo, noviembre 16, 2008

Dos semanas y media

Hace dos semanas ya que Marianne fue operada y se recupera en casa, mismo tiempo que tengo de haber cambiado el trabajo de la oficina a la casa. Estas dos semanas me han regalado un tiempo con mi hijos que no había disfrutado. Y creo que es un momento especial, Helena comienza a gatear y comunicarse y Ruy a tomar decisiones propias muy particulares, por ejemplo todos los días me pide que vayamos al jardín a jugar a la pelota y aunque no entiendo muy bien las reglas de su juego me parece que consisten en patear la pelota mientras tiene los brazos alzados y corre desenfrenadamente, siempre terminando la carrera abrazando mi pierna, las carcajadas son algo extra.

Al mismo tiempo veo que a Ruy le cuesta compartime con Helena, así que apenas le pongo un poco de atención a ella y hace lo imposible por llamar mi atención, incluso se me encarama como simio. Es dificil tratar de darle la misma atención a los dos hijos.

Cuando sólamente teníamos a Ruy pensaba equivocadamente que todos los niños debían ser iguales, y con Helena me di cuenta que aunque obvio estaba equivocado. Los dos prospectos de personalidades son impresionantemente distintas, Ruy es completamente emotivo (mini emo) y Helena un poco más ruda (¡los rudos, los rudos, los rudoooos!) ya que no manifiesta tanto sus emociones, ríe y llora pero de forma más controlada.


Etiquetas: ,

1 Comentarios:

At martes, noviembre 18, 2008 1:40:00 p. m., Anonymous Anónimo nos responde...

Es muy duro estar lejos de mis nietos. Espero con ansias el momento en que les pueda hacer cariño. Estas vacaciones seràn muy especiales para mi, con mis familias chilena y mexicana juntas, algo soñado durante mucho tiempo. Besos, Ina

 

Publicar un comentario

<< Inicio