sábado, enero 13, 2007

Fractales y la ciencia en la poda de árboles

El jardín ha sido hasta ahora un pasatiempo bastante ingenuo, donde a pesar de haber aprendido algunas cosas todavía es un misterio para mí. Hay cosas obvias que ya entendí y otras no tanto que parecen ir teniendo lógica. Hace ya poco más de un año compramos unos diez palitos de hiedra española que tiene hojas un poco más pequeñas que la hiedra común. Yo había dado como caso perdido a las hiedras porque aunque no se habían muerto tampoco parecían crecer, en las últimas semanas me di cuenta que sí han crecido y ahora sus ramitas se van sujetando a la pared.

Debo confesar que había descuidado un poco el jardín y que algunas ramas sueltas de la hiedra habían caído al suelo y enterrado. Aquí es donde la magia aparece y descubro que de la parte enterrada de los tallos han crecido raíces, corté esos tallos y al plantarlos tuve la sorpresa que no sólamente no han muerto, ahora son plantas independientes que crecen por su cuenta. Mi abuelo ya me había explicado que se podía hacer sacar raíces a los tallos de ciertas plantas para clonarlas. Lo que tenemos aquí es que el tallo es una versión en miniatura del árbol original, voy a nombrar Dolly a nuestra hiedra.

Ya ha pasado más de un año desde que planté algunos árboles infantes (en ese momento) como el ciruelo, naranjo y granada. Lo que sucedió es que las pocas ramas que tenían crecieron mucho, casi no se ramificaron y dieron un fruto o dos (cuando dieron, ¿verdad Sr. ciruelo?). Un libro me confirmó lo que también me explicó hace tiempo mi abuelo y que había olvidado, que si los árboles no se podan crecen a lo bruto, no dan flores y por lo tanto tampoco frutos. El libro en cuestión explica que las ramas principales tienen una especie de información de crecer y las secundarias duermen (el árbol es un triste palo), pero al podar la rama principal las ramas secundarias inician el crecimiento, y por lo tanto la ramificación.

Los fractales son dibujos que representan ciertas recetas matemáticas. Muchos fractales tienen la característica de repetirse a sí mismos infinitamente en su propia estructura, justo lo que pasa con los árboles. La estructura de un árbol comienza con el tronco, se divide en ramas y luego en hojas y flores, lo curioso es que si cortamos una rama del árbol podemos ver que es una versión miniatura del árbol, pongo la imagen de un fractal que se comporta como un árbol, ¿o es al revés?

Etiquetas:

2 Comentarios:

At sábado, enero 13, 2007 8:28:00 p. m., Anonymous abur nos responde...

ya sembraste el arbol...ya tienes el hijo.... ¿ya escribiste el libro?

 
At sábado, enero 13, 2007 10:55:00 p. m., Blogger Titus nos responde...

Sí, un libro de texto de física para secundaria. No había pensado en eso.

 

Publicar un comentario

<< Inicio