martes, noviembre 21, 2006

El tío Toño

Los días posteriores al parto recibimos infinidad de felicitaciones (¡pero ooooobvio! gritan los chilenos), incluso de gente con la que no tenía contacto desde hace años. Hubo personas como el Lic. menonita, quien pensó que la mejor felicitación era no felicitar pero la más ingeniosa de todas fue la de Toño Malpica, que no es escritor por casualidad pero seguro por causalidad:

Bienvenido, Ruy.
Este es el mundo.
No te cases con la primera impresión.
No es tan malo como parece.
Mejora un poco con el tiempo.
Con los juguetes, la música y el sabor de los duraznos en almíbar.
Luego, entras a la escuela y un niño gordo de pelo chino te escoge como esclavo.
Pero eso se termina algún día.
Cuando terminas tu tesis y haces tu examen profesional.
Luego, entras a trabajar a una oficina.
Y un hombre flaco, calvo y bigotón te escoge como esclavo.
Pero siempre tendrás los juguetes, la música y el sabor de los duraznos en almíbar.
O de la malta destilada. Tú sabrás.
Un Consejo: Evita a Baby Mozart.
Sustitúyelo por Mozart.
Sí, el de las 41 sinfonías.


El Tío Toño.

Etiquetas:

1 Comentarios:

At miércoles, noviembre 22, 2006 11:34:00 p. m., Anonymous Anónimo nos responde...

por que todos los calvos se dejan la barba y/o el bigote?

 

Publicar un comentario

<< Inicio