martes, mayo 11, 2010

Carpa diem, o algo así

"Este año estuvo bien canijo", "ya no tengo los mismos clientes que antes", "ahora lo quieren más barato", "hace seis años que no hacemos reparto de utilidades". Poco a poco ha comenzado a suceder, los estudios de animación locales parecen peces en un acuario con poca agua; se mueven y respiran con dificultad, el negocio se ha abaratado a niveles insoportables, lo mismo que le sucedió al negocio de diseño gráfico hace décadas.

Como la economía que nos sostiene no crece, cada quien intenta desarrollarse por donde puede. Algunos estudios ahora también maquilan algo de animación para Hollywood (los afortunados mojados), otros (casi todos, bien originales) quieren dedicarse a hacer películas mexicanas, otros muchos a juegos para telefonitos, (los más avispados) colgarse de la teta de la Secretaría de Economía, etc. Mientras tanto escuelas privadas se dieron cuenta del negocio y comenzaron a matricular a miles de "animadores" que inundarían el mercado laboral en los próximos dos a cinco años.

Tengo claro que toda empresa debe ser innovadora, y entre mis ideas de renovación es generar mis servicios más baratos de manera casi automática. Estoy tratando de desarrollar métodos para ofrecerlo, el gran problema de la animación es que no es fácil ni rápida de elaborar. Ya veremos si puedo resolver el proyecto y hacerlo viable.

Etiquetas: , ,

1 Comentarios:

At miércoles, mayo 12, 2010 10:46:00 a. m., Blogger D.I. Felipe González nos responde...

Suena interesante tu proyecto.

A mi me ha funcionado mucho aspirar a un mercado meta más específico que antes en lugar de tratar de atacar a todos los clientes potenciales.

 

Publicar un comentario

<< Inicio