sábado, abril 17, 2010

Fuera de este mundo

Miguel Ángel Herrera fue unos de mis astrónomos favoritos desde pequeño, sus libros me inspiraban e incluso intenté construir mi propio telescopio. Luego tuve la fortuna de ser su alumno en el Instituto de Astronomía. La última vez que vi a Miguel Ángel se alegró cuando le dije que era posible que yo trabajaría en la UNAM, al poco tiempo murió en un accidente y yo nunca me convertí en astrónomo.

Miguel Ángel siempre nos decía que le parecía muy triste que los niños actualmente no miraran al cielo, que no se cuestionaran sobre el universo. Yo me acuerdo que de niño intentaba mirar al cielo pero el smog de la ciudad me impedía ver algo.

Las sesiones de inhaloterapia de Ruy han dado un giro interesante. Marianne comienza la terapia como si fueran a un viaje por el espacio, a visitar un planeta lejano, luego se ponen la máscara y comienza la aventura. Ruy desde entonces nos pide que le leamos libros de astronomía antes de ir a dormir. Siempre nos hace preguntas muy interesantes y parece comprender muy bien que vivimos en el planeta Tierra y que afuera existen muchas otras cosas interesantes.

Me hubiera gustado poder decirle a Miguel Ángel que todavía hay niños que miran al cielo.



Etiquetas: ,

2 Comentarios:

At lunes, abril 19, 2010 5:58:00 p. m., Blogger D.I. Felipe González nos responde...

¡Qué padre que Ruy mire al cielo!
Es mucho mejor que esperar que un amigo imaginario desde el cielo nos mire hacia abajo.

Felicidades

 
At lunes, mayo 31, 2010 4:55:00 p. m., Blogger Negra Maldita nos responde...

Desde hace algunos días Montse me anda preguntando dónde están los hoyos negros.
Obvio no tiene idea del concepto, pero sabe que es algo que está en el cielo junto a las estrellas y su Abuelita Cecy...
Cuando la economía me lo permita, me compraré un telescopio para descubrir algo allá arriba.

 

Publicar un comentario

<< Inicio