sábado, abril 05, 2008

18 meses

Ruy acaba de cumplir un año y medio. Se que en general no es una edad particular para celebrar pero para mi es muy importante ya que es la misma edad que tenía cuando llegamos a México, y es la fecha antes de la cual no tengo memoria historica personal o familiar, cero recuerdos, de eso no se habla.

Al ver a Ruy quiero verme un espejo de cómo era yo, y me doy cuenta que entonces podía estar apenas rascando el despertar de una vida. Ruy ya inventa sus juegos, son poco complejos pero muy repetitivos y específicos (y lo que es increible, le encantan). Especialmente me impresiona que la inventiva existe, que apareció de la nada. Y lo mejor de todo niño a esa edad: es el próximo dueño del mundo, ¿o no?

P.D. Helena ya comienza a interactuar con el mundo, ya estamos escuchando sus primeras carcajadas y son increibles.

Etiquetas:

1 Comentarios:

At lunes, abril 07, 2008 9:19:00 a. m., Anonymous Anónimo nos responde...

Estoy segura que la mayorìa de tus coetàneos tendràn pocos recuerdos de su año y medio, màs aùn si son conosureños. Los padres vivìamos momentos difìciles, tratando de conseguir los artìculos de primera necesidad que habìan escondido algunos compatriotas. Tu estabas en una sala cuna que tenìa el privilegio de contar con lo necesario para los niños, pero la tristeza y la preocupaciòn nos embargaba a todos era como vivir en el aire, esperando que llegara aquello terrible que pasarìa y , tienes razòn, son etapas que uno quiere olvidar y sin querer eso provocò un vacìo de informaciòn en algunos de nosotros, en el afàn de no contaminar màs aùn los corazones de nuestros niños. Haces bien en observar a tus hijos, especialmente a Ruy, eras muy parecido, es un espejo bastante fiel de ti mismo. Besos, Ina

 

Publicar un comentario

<< Inicio