domingo, septiembre 14, 2008

La rata jefe

Cuando niño los videojuegos tenían la misma forma de jugarse, usualmente comenzaba enfrentándose uno contra un malo, pero que no era muy hábil, poco a poco el juego iba pidiendo más habilidad hasta que al final de cada nivel uno se tenía que enfrentar contra un jefe. El jefe se destacaba por ser más malote, grandote y fuertote que todos sus socios de ese nivel. Si uno lograba llegar al final del juego incluso podrían aparecer todos los jefes juntos, tipo reunión de gobernadores.

Hace unos días empezaron a ocupar la casa vecina que lleva años abandonada. Cortaron el pasto y removieron cascajo de la casa, eso hizo que en nuestro jardín aparecieran ratas a casi cualquier hora. La Trufa que suele cazar moscas y lagartijas ahora se dedicó a cazar ratas, informes desde el frente de guerra dicen que al menos cinco cayeron literamente en sus garras.

Ayer tuvimos un asado con (casi) todos los primos, y a mitad del asunto apareció no una rata cualquiera, yo diría que por el tamaño era una rata jefe. Con un cuerpo de unos veinte centímetros el miedo pánico corrió por la casa, igual que si Godzila hubiera aparecido a mitad de Tokio. Niños primero, pero los padres no tardamos en entrar y cerrar puertas y ventanas. La rata jefe incluso se atoró con una de las trampas que puse esa misma mañana y la muy desarrollada se logró liberar. Tuvimos un par de apariciones del mismo roedor durante la tarde y la Trufa nunca le dio alcance, mañana mismo llamamos a terminix.

Etiquetas:

1 Comentarios:

At sábado, octubre 11, 2008 12:43:00 a. m., Blogger Marianne nos responde...

ahora tienes que platicar de la ardilla que se metio a la chimenea; que porcierto, temo que ya dio su alma a los angelitos roedores

 

Publicar un comentario

<< Inicio