domingo, enero 22, 2006

8 horas entre patria y patria

Finalmente emprendemos el viaje de regreso, puedo decir que fueron unas buenas vaciones descansadas, con unas periódicas interrupciones del cliente impaciente.

Puede ser que por ir en verano y no en invierno como en ocasiones anteriores pero mi impresión de Chile ahora es un poco distinta de la que me he formado con el tiempo. Una razón de esto puede por los cambios físicos y de mentalidad en los años recientes, ya he mencionado que ahora hay el doble de líneas de metro, super autopistas de cuota adentro de la ciudad, enorme cantidad de edificios en una ciudad de casas, nuevos sitios cívicos como el museo de la ciudadanía de la Moneda, etc. En la mentalidad tenemos que se acaba de elegir a una mujer como próxima presidenta, que además es socialista y madre soltera. El año pasado se aprobaron gran cantidad de leyes progresistas como la del divorcio (progresistas para Chile). Es una ventaja ir durante el verano chileno y no el mexicano, que significa ir en invierno chileno cuando hace mucho frío; la gente anda muy triste y casi no hay nada que hacer, especialmente cuando andas con poco dinero.

Mi mamá siempre tiene proyectos que hacer, constantemente anda estudiando y ahora le tocó el turno a la acupuntura. Lleva ya un año en eso y le faltan dos o tres más para graduarse, luego tiene que hacer sus 1000 horas de práctica en un hospital, para finalmente ir a China a recibir su diploma. Estoy seguro que le va a ir bien en eso y de alguna forma siempre estare contigo.

Varias veces nos preguntamos si la vida en Chile es más cara que en México, y nunca obtuvimos respuesta. Lo que puedo decir que es eso lo platicamos con Galo y sus amigos que son profesionales jóvenes incluso los llamaría yuppies, también con mi mamá que vive una situación económica distinta. Lo que tengo claro es que incluso los mexicanos reciéntemente llegados piensan que se vive mejor allá en el fin del mundo, en esa isla andina.

Este viaje fue especial, creo que de los mejores que he tenido. Me encontre y reencontré con amigos y familiares, hice nuevos amigos y pude compartir con ellos cosas que para mi son importantes. Finalmente nos enteramos con Marianne de una noticia que va a cambiar nuestra vida para siempre y que pudimos compartirla personalmente, por correo o teléfono no es igual.

1 Comentarios:

At domingo, enero 22, 2006 6:59:00 p. m., Anonymous Anónimo nos responde...

Comparto contigo la impresiòn que tienes: los chilenos cambiamos un poco, nuestras ciudades tienen menos aspecto de pueblitos y nuestra sociedad es algo menos campesina. Esta madurez la noto en muchos aspectos. Ya somos capaces de aceptar un poco las diferencias, nos averguenzan menos los discapacitados, algunas minorìas han ido saliendo poco a poco del closet, pero nuestra esencia sigue siendo insular. Un estudio revelò que un porcentaje de votos de derecha se fuè a la Michelle, bien por ellos, porque signifiva validar los valores que ella representa. Estas vacaciones fueron maravillosas para mi, la convivencia con ustedes, enriquecedora y las noticias me dejaron un calorcito muy agradadable en el corazòn. Los quiero mucho, Ina

 

Publicar un comentario

<< Inicio